Diccionario de alimentos sanos


  Canónigos

Se llaman así porque antaño fueron muy cultivados en los monasterios. Y es que los monjes sabían lo que se hacían: sus hojas aterciopeladas, ligeramente dulces y con un fondo anuezado, constituyen un manjar frugal pero muy nutritivo. Una ración de 100 gramos de canónigos aporta solo 12 calorías y toda la provitamina A y la vitamina C que se precisan al día. Además proveen de ácido fólico y minerales como potasio, hierro y yodo. Los más picantes suelen crecer silvestres en invierno y estar disponibles hasta la primavera, aunque los hay de cultivo, más dulces. En las ensaladas prefieren los aliños suaves, añadidos en el último momento.
      .........................................................................................................................................................................................................