Diccionario de alimentos sanos


  Fresones

Su dulce fragancia y vivo color rojo convierten a los fresones, la primera baya del año, en una tentación a la que es un placer sucumbir. Sus escasas calorías (33 cal/100 g) y su ligero efecto diurético les han dado fama de fruta depurativa. De hecho, al llegar la primavera se puede realizar con ellos una cura de varios días. Pero si son adecuados para depurar el organismo es también porque atesoran valiosos nutrientes. Son casi tan ricos en vitamina C como la naranja (100 gramos aportan toda la que se precisa al día). Esta vitamina antioxidante favorece la asimilación de su hierro (1 mg/100 g). Además, proporcionan vitamina K (13 mcg) y pequeñas dosis de otros minerales. Y entre sus azúcares (6,3%), los responsables de su dulzor, destaca la levulosa, bien tolerada por los diabéticos. Macerarlos con unas gotas de limón o vinagre balsámico acentúa su sabor. Pero hay que lavarlos a fondo, ¡pues no se pelan!
      .........................................................................................................................................................................................................